Bizcocho de limón

Las mejores rectas de este clásico bizcocho

Bizcocho de limón sin yogurt

Bizcocho de limón sin yogurt

Esta receta de bizcocho de limón sin yogurt es mi favorita, y llevo utilizándola durante años. Nunca me ha fallado, es más, sigue siendo un éxito después de tantos años.

Como está más que probada, he decidido compartirla con vosotros, por si todavía hay alguien que no tenga su receta ideal de bizcocho de limón, o quiera probar algo nuevo.

Supongo que a cada persona le gusta el bizcocho de una forma diferente, es totalmente subjetivo. Lo que me gusta de esta receta, es que tiene la textura perfecta, no demasiado ligera, ni demasiado densa. Tiene el perfecto equilibrio de humedad (ni demasiado grasa, ni seco) y la cantidad justa de limón.

Realmente, el intenso sabor a limón proviene más del glaseado que del bizcocho en sí, aunque obviamente, hay algo de limón en la masa. Pero es en el glaseado de limón donde se consigue el equilibrio perfecto.

Otra de las cosas que me gustan de esta receta, es que solo necesitas 1 limón grande y un poco de crema agria, ya que casi todos los ingredientes restantes los tienes normalmente en la nevera o la despensa.

Esto significa que siempre que te apetezca puedes hacerlo, sin tener que hacer la compra.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 55 minutos

Tiempo total: 1 hora 5 minutos

Ingredientes

  • 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 210 gr de azúcar
  • 3 huevos grandes a temperatura ambiente
  • La ralladura de 1 limón grande
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 190 gr de harina para todo uso
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/4 cucharadita de levadura en polvo
  • 80 gr de crema agria a temperatura ambiente

Puedes hacer un glaseado con:

  • 1/2 taza de azúcar glase
  • 1 cucharada de zumo de limón, o más, según sea necesario

Instrucciones

Precalentamos el horno a 190 grados 20 minutos antes de introducir la masa en el horno.

Preparamos un molde rectangular engrasándolo bien con mantequilla o aceite. También podemos forrarlo con papel vegetal, tanto la base como los lados, aunque si el molde es antiadherente no hará falta.

En el recipiente de una amasadora con el batidor plano, batimos la mantequilla con el azúcar a velocidad media, hasta que la mezcla esté clara y esponjosa (no hay que escatimar en el batido, por lo menos toma unos 3 minutos).

Agregamos los huevos uno por uno, batiendo después de cada adición, y raspando los lados del recipiente si se queda algún resto.

Exprimimos el limón y añadimos el zumo, junto con la ralladura y el extracto de vainilla.

En un recipiente aparte, mezclamos bien la harina, la sal, el bicarbonato de sodio y la levadura en polvo. Con la amasadora a velocidad baja, añadimos la mezcla de harina, alternativamente con la crema agria, comenzando con 1/3 de la harina, 1/2 de la crema agria, 1/3 de la harina, el último de la crema agria, y finalmente el último de la harina.

Vertemos la mezcla en el molde y lo introducimos en el horno precalentado durante 55-60 minutos, o hasta que un palillo de dientes insertado en el centro salga limpio.

Dejamos que enfríe en el molde durante 15 minutos, y luego lo desmoldamos con cuidado, dejando que enfríe completamente en una rejilla.

Mientras el bizcocho esta todavía un poco caliente, preparamos el glaseado.

Mezclamos el azúcar y el zumo de limón hasta obtener un glaseado que se pueda verter, pero sin que gotee.

Colocamos una bandeja debajo de la rejilla de enfriamiento para que caiga cualquier goteo, y vamos añadiendo el glaseado lentamente sobre la parte superior del bizcocho, dejando que escurra un poco por los lados.

Dejamos que enfríe completamente, y después ya podemos partirlo y servirlo.

Notas del cocinero para el bizcocho de limón glaseado

Solo hay un secreto para el éxito, seguir al pie de la letra las instrucciones. ¡Están ahí por algo! Así que no te olvides de sacar los huevos, la mantequilla y la crema agria del frigorífico 30 minutos antes de empezar a preparar la receta.

Puedes congelar este bizcocho entero o cortado en rebanadas, en una bolsa hermética. Para descongelar una rebanada, simplemente ponla en la encimera sobre un trozo de papel de cocina, y estará lista para disfrutar en 20-30 minutos.

Para descongelar el bizcocho entero, colócalo en la encimera dentro de la bolsa sellada hasta que se descongele.