Bizcocho de limón

Las mejores rectas de este clásico bizcocho

Bizcocho de limón sin huevos

Bizcocho de limón sin huevos

Esta receta es la prueba de que se puede conseguir un bizcocho con la textura perfecta, esponjo y húmedo, sin utilizar ni un sólo huevo.
Perfecto para todas aquellas personas que son intolerantes o alérgicas a este ingrediente tan utilizado.

Sorprendentemente, hay muchos sustitutos al huevo que no conocemos, como el vinagre, purés de frutas, aceite vegetal o el buttermilk, que aunque no lo encontréis en el supermercado, os dejo como lo podéis hacer vosotros mismos.

La receta nos va a llevar unos 40 minutos en total, con la preparación y horneado, más el tiempo de enfriamiento del bizcocho que no está incluido.

Ingredientes para la receta:

Para el bizcocho:

  • 125 gramos de harina
  • 120 ml de buttermilk*
  • 70 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 70 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita esencia o extracto de vainilla
  • La ralladura de 1 limón
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 50 ml de leche

Para el glaseado de limón:

  • 4 cucharadas de azúcar glas
  • 1 o 2 cucharaditas de zumo de limón

*Para hacer el buttermilk, calienta 125ml de leche. Cuando arranque su primer hervor le añades una cucharada de zumo de limón y apagas el fuego. Lo dejas que repose durante 10 minutos y verás que se ha cuajado (está como cortado). Retira los trocitos más sólidos y utiliza el líquido como buttermilk. Deja que enfríe antes de añadirlo a la mezcla.

Elaboración paso a paso:

  1. Calienta el horno a 200 ºC con ventilador y calor arriba y abajo. Coloca la rejilla del horno un poco más abajo del medio.
  2. Bate la mantequilla sola con una batidora de pie a velocidad media, hasta que esté suelta y mullida. Incorpora el azúcar y bátelo todo hasta que se mezclen correctamente y tenga un color pálido.
  3. Agrega la esencia de vainilla, el zumo y la ralladura de limón, y mézclalo todo hasta que se reparta uniformemente.
  4. En un recipiente aparte, tamiza la harina junto con el bicarbonato de sodio y el polvo de hornear.
  5. Añádelo a la mezcla, alternándolo con el buttermilk y la leche, mezclando todo después de añadirlo justo hasta que se integre.
  6. Cuando ya no veas trozos de harina, vierte la mezcla en un molde de 13 cm de diámetro engrasado con mantequilla y con la base forrada de papel vegetal. Introdúcelo en el horno a 180 grados centígrados durante unos 25 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo en el centro, salga limpio.
  7. Mientras que el bizcocho se hace, puedes hace el glaseado de limón. Para ello mezcla en un bol el azúcar y el zumo de limón cucharadita a cucharadita. Busca una consistencia pastosa un poco espesa, no debe ser demasiado líquida.
  8. Saca el bizcocho del horno y deja que enfríe por completo, primero en el molde y luego sin el. Cuando esté frío, cúbrelo con el glaseado de limón por encima y decóralo con la ralladura del limón.

Siguiendo estos pasos ¡tendremos nuestro postre listo para ser devorado! Gracias a internet es más fácil encontrar recetas pensadas para aquellas personas que no pueden tomar huevo, o que han elegido un estilo de alimentación concreto en el que no hay cabida para el huevo.